¿Cómo jugar Stud póker de 7 cartas?

Los que conocen el mundo del póker saben que con el tiempo han aparecido una serie de variantes de dicho juego, cada una con sus características propias, más o menos atractivas para quienes las practican.

 

Foto: Alvimann

 

 

Por lo mismo, a continuación os entregamos las directrices básicas para que, si algún día os encontráis en la situación, podáis compartir con vuestros amigos una partida de Stud póker de 7 cartas.

 Jugando Stud póker

Esta modalidad busca que

el jugador forme la mejor mano posible con cinco de las siete cartas con que cuenta. El crupier reparte la baraja primero a la primera personas que está a  su izquierda y luego continúa según el sentido de los punteros del reloj. Eso sí, antes de esto los participantes tienen que dar a conocer la cantidad del “ante”.

Primero se entregan tres cartas, dos hacia abajo y una hacia arriba. Este es el momento en que se ponen sobre la mesa las primeras apuestas, comenzando por el jugador con la carta boca arriba de menos valor. Hay que tener en cuenta que en esta fase el As es una carta alta y se la considera como “apuesta forzada” (bring-in). Si dos personas tienen naipes del mismo valor, el palo marca la diferencia.

Después se reparte una carta más que estará boca arriba, a la vista de todos. Esta vez el jugador que tenga en su mano la combinación de las dos cartas de más valor es el que abre los fuegos, se lo denomina  como el que “tiene la acción” y tiene la capacidad de pasar o realizar una apuesta. En el caso de exista un empate de cartas, el que se halle más a la izquierda del crupier será llamado de dicha forma.

La quinta carta se entrega siguiendo el mismo orden antes mencionado. El envite lo comienza el jugador con las tres cartas más altas y, a partir de ese momento, se hace en incrementos de la apuesta más alta, esto si se trata de partidas con límite de apuestas fijo.

La sexta y séptima carta inicia una fase del juego con las cuatro y cinco manos más altas.  

Si al final de la última ronda hay más de un jugador activo, se tiene que realizar la confrontación final: quien haya hecho la última apostar o subida de apuesta será el que enseñe primero su mano. El jugador con la mejor mano de cinco cartas es el que gana.